Data números de emergencia

Resumen Mensual de Noticias II - Octubre 2020

2020.11.08 02:13 guillepaez Resumen Mensual de Noticias II - Octubre 2020

Hola, y bienvenidos al Resumen Mensual de noticias Número 2, correspondiente a Octubre de 2020.
Antes de comenzar queremos hacer algunos anuncios. Estamos tratando de expandirnos lo máximo posible gracias a la buena recepción. Tenemos instagram, twitter, discord y estas semanas estuvimos trabajando en un sitio donde vamos subiendo los resúmenes y podcast con los videos y guiones, también iremos subiendo todas las fuentes para que ustedes puedan sacar sus conclusiones. En la descripción les dejamos todos los links para estar en contacto. Por otra parte, no se imaginan lo difícil que nos resultó hacer este resumen, desde ya les pedimos disculpas por la demora en la entrega. Más que nunca les pedimos que si este video les gusta lo compartan, lo comenten y esas cosas que hace que google nos recomiende y nos de más energía para seguir. Obviamente no podemos dejar de agradecer los cafecitos que nos han invitado durante este mes. Dicho esto, arrancamos.
TL;DR: video en youtube
Primera semana
Segunda Semana:
Tercera Semana
Cuarta Semana:
Números del mes:
Si les ha gustado este resumen les agradecemos por sus comentarios y compartidas. Como ya lo hemos dicho no hacemos esto con fines de lucro, pero si alguno quiere hacernos una donación por cafecitos será más que bienvenida. Muchas gracias por todo.
Chao.
submitted by guillepaez to RepArgentina [link] [comments]


2020.11.07 20:53 guillepaez Resumen Mensual de Noticias II - Octubre 2020

Hola, y bienvenidos al Resumen Mensual de noticias Número 2, correspondiente a Octubre de 2020.
Antes de comenzar queremos hacer algunos anuncios. Estamos tratando de expandirnos lo máximo posible gracias a la buena recepción. Tenemos instagram, twitter, discord y estas semanas estuvimos trabajando en un sitio donde vamos subiendo los resúmenes y podcast con los videos y guiones, también iremos subiendo todas las fuentes para que ustedes puedan sacar sus conclusiones. En la descripción les dejamos todos los links para estar en contacto. Por otra parte, no se imaginan lo difícil que nos resultó hacer este resumen, desde ya les pedimos disculpas por la demora en la entrega. Más que nunca les pedimos que si este video les gusta lo compartan, lo comenten y esas cosas que hace que google nos recomiende y nos de más energía para seguir. Obviamente no podemos dejar de agradecer los cafecitos que nos han invitado durante este mes. Dicho esto, arrancamos.
TL;DR: video en youtube
Primera semana
Segunda Semana:
Tercera Semana
Cuarta Semana:
Números del mes:
Si les ha gustado este resumen les agradecemos por sus comentarios y compartidas. Como ya lo hemos dicho no hacemos esto con fines de lucro, pero si alguno quiere hacernos una donación por cafecitos será más que bienvenida. Muchas gracias por todo.
Chao.
submitted by guillepaez to argentina [link] [comments]


2018.11.11 01:14 ENZOLU [CONECTAR IGUALDAD] Me cansé de no encontrar nada del sistema de bloqueo, así que me puse a investigar...

ACLARACIÓN:

Mucha de la información que se detalla en este post fue descubierta por mí y un grupo de pibes que se me unieron para investigar esto. Este post es una recopilación secuencial de estos descubrimientos + algunas cosas que ya se habían publicado.

¿COMO SE COMPONE ESTE SISTEMA DE SEGURIDAD?


Este sistema de seguridad, creado por Intel en el 2006 como componente del programa World Ahead, llamado "Intel Education Theft Deterrent" o "Intel Classmate PC Theft Deterrent", se compone de lo siguiente para su correcta implementación y funcionamiento:
TPM 1.2 Infeon o WinBond
Un chip TPM (Trusted Plattform Module o Módulo de Plataforma Confiable), es un IC de seguridad especialmente diseñado para almacenar claves criptográficas de forma segura. Este chip NO NECESARIAMENTE se utiliza solo en el sistema Theft Deterrent, sino además tiene varias utilidades, como almacenar las claves de encriptación de BitLocker, por ejemplo.
ClassMate PC (CMPC) con BIOS modificada
Esta es la parte en donde mucha gente se equivoca. El chip TPM por si solo no hace nada. La pantalla de bloqueo la aporta la BIOS, que es una Phoenix genérica modificada para leer cierta data (Concretamente la partición "UserData" del TPM, pero de eso voy a hablar más tarde) y en base a esa data, mostrar o no la pantalla de bloqueo. Cada vez que la CMPC se enciende, la BIOS le resta 1 a la partición de la NVRAM del TPM donde están almacenados los arranques restantes. Si se detecta que el número es 0, entonces la CMPC se bloquea. Además, también existe un medidor de fecha, si la fecha que está en el TPM es inferior a la que está grabada en las configuraciones de la BIOS, la CMPC también se bloquea.
Theft Deterrent Server (TDS)
Este servidor tiene guardadas las claves criptográficas requeridas para desbloquear la CMPC, generalmente estos servidores están en las escuelas, sin embargo, hay otros modelos de implementación, como que el servidor esté disponible públicamente, y que cada alumno posea un usuario y contraseña. En el Conectar Igualdad este NO es el caso.
Theft Deterrent Agent (TDA)
Este es un software que se debe instalar en cada una de las CMPCs para que se puedan comunicar con el servidor.

JERARQUÍA DE SERVIDORES


**MÉTODOS DE DESBLOQUEO**
La CMPC tiene un identificador dentro de cada TDS, el ID de Hardware (HWID). Sin embargo, este es simbólico, ya que es solo una referencia dentro del servidor para saber el Shared Secret que le corresponde. ¿Que es el SS? Es un número aleatorio de 128 bits asignado a cada HWID.
En el proceso también está involucrada la Marca de Arranque (BT), que es una serie de dígitos en hexadecimal que aumenta cada vez que la CMPC recibe un certificado del TDS con éxito. Ahora bien, el código de desbloqueo se calcula de la siguiente forma: Se multiplica el Shared Secret por el BT, y se hace un hash SHA1 del resultado. Los primeros 10 números que tenga ese hash serán el código de desbloqueo.
Ahora bien, el SEGUNDO método que vamos a ver, es el más polémico y enigmático. Mucho de lo que se detalla acá no se publicó.
EL ARCHIVO: "tcopp.bin":
Este polémico archivito nos tuvo dando vueltas por mucho tiempo, sin embargo, logramos descifrar la mayor parte de su estructura.
Hay 4 tipos de tcopp, y estos son:
  1. Actualiza el Shared Secret de la CMPC
  2. Actualiza la Clave Pública del TDS
  3. Actualiza la fecha y los arranques
  4. (TCOPP DE EMERGENCIA) Le da unos 10 arranques y 5 días extras a la CMPC.
El tipo de tcopp es definido por el primer byte del archivo.

PARTICIONES DEL TPM Y SU RELACIÓN CON LOS TCOPPS

¿Se acuerdan que unas lineas más arriba hablé de una "Clave Pública del TDS? Bueno, ahora vamos a ver para que sirve.
Cuando el TDS le envía un certificado nuevo a la CMPC, está escribiendo a la partición "UserData". Para que lo entiendan mejor, acá va esta tabla:

Índice NV Tamaño (En bytes) Significado
4097 128 Shared Secret
4098 568 Clave Pública Root y TDS
4099 3/24 UserData (Fecha y arranques)
4100 541 tcopp firmado (Certificado)

Resulta que el TDA recibe los bytes del certificado y la fecha de la partición "UserData", sin embargo, cuando usamos un tcopp para actualizar el UserData, no podemos tipearla directamente para generar el tcopp, sino que el server tiene que firmarla digitalmente con su clave privada. Luego, cuando cargamos el tcopp en la CMPC bloqueada (poniéndolo en un pendrive y apretando CTRL + INSERT en la pantalla de bloqueo), el firmware del TPM desencripta el tcopp con la clave pública que tiene guardada del TDS. Este mecanismo es excelente ya que no se necesita que el TPM tenga la clave privada, y aún así se garantiza que solo el servidor al que está asociada la CMPC pueda desbloquearla.
SIN EMBARGO...
Existe un método para actualizar la clave del TDS incluso si la CMPC está bloqueada, este método hace uso del tcopp del tipo 2. El formato de este es: Primeros 256 bytes = Clave Pública Root, el resto, Clave nueva del TDS FIRMADA DIGITALMENTE CON LA CLAVE PRIVADA ROOT.
¿Que significa esto? La clave root de los primeros 256 bytes del tcopp debe ser la misma del chip TPM, esto es fácil, ya que con unos comandos se puede extraer del TPM, y como todas las CMPCs tienen la mísma clave root, sería facil hacer un generador. PEEERO, la nueva Clave Pública del TDS está firmada por la clave privada root, lo que significa que la CMPC puede verificar fácilmente si la actualización de la Clave Pública del TDS está autorizada por el mismo Root CA Server.

¿ESPERANZA PERDIDA?

¡Para nada! Aún tenemos otras posibilidades, como:
Mejor aún, si la CMPC está desbloqueada, se podría hacer un programa que te permita personalizar tu certificado, porque, recordemos, el comando para escribir a la partición de "UserData" si se puede ejecutar desde el SO.


BIBLIOGRAFÍA:

Manual Theft Deterrent Server 4.0
Manual de Logística Theft Deterrent
Descarga oficial del Theft Deterrent Root CA Server (Manuales de instalación y uso incluidos)

CRÉDITOS

Creador: That's a dead kid #3471 (u/ENZOLU)
Colaboradores: Javier, Emanex, El Pandita, Comandante Fort
Mención especial: Cocus (Alias el_c0c0)
Y finalmente, nuestro server de Discord, el que usamos para averiguar todo esto: https://discord.gg/M6T5stD
submitted by ENZOLU to argentina [link] [comments]


2018.04.10 06:52 MexWevC All-American paradox: U.S. has long struggled with love-hate relationship with immigrants /Paradoja de todos los estadounidenses: Estados Unidos ha luchado durante mucho tiempo con la relación de amor-odio con los inmigrantes

PRIMERA ERA, 1840 a 1880
Los inmigrantes pobres y no calificados del norte de Europa y Asia llegaron a los Estados Unidos a mediados del siglo XIX. La mayoría de los inmigrantes europeos eran alemanes e irlandeses, y según la ley se los consideraba "blancos libres" capaces de obtener la ciudadanía.
La ciudadanía no era una opción para el creciente número de inmigrantes chinos y asiáticos que se establecían en la costa oeste. Estos inmigrantes eran blancos constantes de abuso y se suponía que las mujeres chinas eran prostitutas.
La creciente animadversión contra los asiáticos en todo el país condujo a leyes discriminatorias que permanecerían en los libros durante décadas. Leyes aprobadas durante esta era
1870: Ley de Naturalización
Permitió que los inmigrantes africanos y los afrodescendientes se convirtieran en ciudadanos estadounidenses. Otros no blancos siguieron sin poder obtener la ciudadanía.
1875: Ley de Exclusión Asiática
Estableció una regulación federal de inmigración.
Prohibido traer asiáticos a los EE. UU. Sin su consentimiento y abastecer a los asiáticos para el trabajo.
1882: Ley de Exclusión China
La primera ley para limitar la inmigración basada en una etnia específica.
Los "trabajadores calificados y no calificados y los chinos empleados en la minería" no podrán venir a Estados Unidos durante 10 años. Los tribunales estatales y federales prohibidos no otorgaron la ciudadanía a los inmigrantes chinos (esos tribunales tenían tanto poder en ese momento). El acto se extendió repetidamente a lo largo de las décadas, pero fue derogado en 1943 durante la Segunda Guerra Mundial para mantener una alianza militar con China. SEGUNDA ERA, 1890S A 1920S
Durante la próxima ola de inmigración, las leyes continuaron apuntando a los asiáticos, pero también trataron de desalentar la inmigración del sur y el este de Europa.
Los pobres, los enfermos y aquellos que defienden ciertas creencias políticas no podían ingresar bajo otras leyes nuevas. Las leyes que desalentaban la inmigración del sur de Europa, principalmente de Italia, reflejaban un sentimiento anticatólico generalizado. Leyes aprobadas durante esta era
1891: Ley de Inmigración
Estableció una Oficina de Inmigración federal y permitió la deportación ilegal de inmigrantes en el país o la exclusión de leyes anteriores.
También se prohíbe llevar personas a los EE. UU. Ilegalmente y prohibir una amplia variedad de personas, incluidos los polígamos, mendigos, "idiotas" y "personas que padecen una enfermedad contagiosa repugnante o peligrosa".
1892: Ley de Geary
Extendió la Ley de Exclusión de China por 10 años más.
Personas requeridas de ascendencia china, ya sean inmigrantes o nacidas en los Estados Unidos, para obtener documentos de identidad y portarlos en todo momento o enfrentar una prisión o deportación.
1921: Ley de cuotas de emergencia
Creó las primeras cuotas numéricas para la inmigración basadas en la nacionalidad para desalentar la inmigración desde el este y el sur de Europa, cuya gente era ampliamente considerada antiamericana debido a sus afiliaciones políticas y religiosas.
1924: Ley Johnson-Reed
Estableció un sistema de cuotas basado en el país de origen. Los inmigrantes del norte de Europa tenían más posibilidades de que se les permitiera quedarse que cualquier otro grupo, y los inmigrantes japoneses estaban prohibidos.
Inmigración anual limitada a 165,000, escalando casquetes anteriores. ERA ACTUAL, 1960S A PRESENTE
El sistema de inmigración vigente hoy comenzó a tomar forma con la Ley Hart-Celler de 1965, que eliminó el sistema de cuotas basado en el origen nacional.
Como reflejo de las condiciones globales más amplias, las leyes posteriores abordaron a los refugiados, la seguridad fronteriza o la inmigración ilegal. Las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama provocaron elogios y críticas. Leyes aprobadas durante esta era
1965: Ley de Inmigración y Nacionalidad (Ley Hart-Celler)
Cambió drásticamente la política de inmigración al eliminar el sistema de cuotas basado en el origen nacional. La ley hizo hincapié en la admisión de trabajadores calificados y la reunificación familiar. No hubo límites en el número de familiares inmediatos de ciudadanos estadounidenses admitidos por año.
1986: Ley de Reforma y Control de la Inmigración (Ley Simpson-Mazzoli)
Una de las leyes de inmigración más radicales en la historia de los Estados Unidos, que permite la residencia permanente de los trabajadores que han vivido ilegalmente en los EE. UU. Desde 1982 o han trabajado en determinados trabajos agrícolas. La ley otorgó a casi 3 millones de personas un estatus legal, denunciado por muchos como "amnistía".
Pidió una aplicación más estricta de la frontera y sanciones a los empleadores que contratan ilegalmente a personas en el país (los críticos dicen que a las sanciones les faltaron los dientes y se aplicaron de manera desigual). Niños protegidos de aquellos legalizados por el acto de deportación. Creó una visa para trabajadores agrícolas temporeros y temporales, y el techo de inmigración anual aumentó a 540,000.
2002: Ley de Seguridad Nacional
Creó el Departamento de Seguridad Nacional después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
Creó un sistema electrónico de datos para mantener información sobre la admisión de inmigrantes y sobre posibles motivos de expulsión del país.
2012: Acción diferida para llegadas infantiles (DACA)
Una acción ejecutiva, no una ley, que protegió a más de 752,000 jóvenes adultos de la deportación.
Concedieron permisos de trabajo por dos años a ciertas personas de entre 15 y 30 años que fueron traídas ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños.
2014: Acción diferida para padres de estadounidenses y residentes permanentes legales (DAPA)
Una acción ejecutiva, no una ley, que buscaba eliminar la amenaza de deportación para más de 4 millones de padres inmigrantes de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales.
La implementación de DACA fue inicialmente bloqueada por un juez federal. En junio, la administración Trump anunció que estaba terminando el programa.
INMIGRACIÓN EN LA ERA DEL TRUMP
El presidente Trump, quien tomó medidas drásticas contra la inmigración ilegal como una pieza central de su campaña, ha incrementado los esfuerzos de deportación y continúa pidiendo un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.
2 de agosto: Proyecto de Ley de Reforma de la Inmigración Americana para un Empleo Fuerte (RAISE)
Trump respaldó esta medida que, en una desviación de la Ley Hart-Celler de 1965, crearía un sistema de inmigración basado en el mérito y las habilidades en lugar de las conexiones familiares. Se estima que la medida reduciría la inmigración legal a la mitad.
https://www.denverpost.com/2017/08/18/us-struggle-love-hate-relationship-with-immigrants/
FIRST ERA, 1840s TO 1880s
Poor and unskilled immigrants from Northern Europe and Asia poured into the United States in the mid-1800s. Most of the European immigrants were German and Irish, and under the law they were considered “free white persons” able to achieve citizenship.
Citizenship wasn’t an option for the growing numbers of Chinese and Asian immigrants settling on the West Coast. These immigrants were constant targets of abuse, and Chinese women were largely assumed to be prostitutes.
The growing animus against Asians across the country led to discriminatory laws that would remain on the books for decades. Laws passed during this era
1870: Naturalization Act
Allowed African immigrants and those of African descent to become U.S. citizens. Other nonwhites remained unable to obtain citizenship.
1875: Asian Exclusion Act
Established federal regulation of immigration.
Prohibited bringing Asians into the U.S. without their consent and supplying Asians for labor.
1882: Chinese Exclusion Act
The first law to limit immigration based on a specific ethnicity.
Prohibited “skilled and unskilled laborers and Chinese employed in mining” from coming to the U.S. for 10 years. Prohibited state and federal courts from granting citizenship to Chinese immigrants (those courts had such power at the time). The act was extended repeatedly over the decades but repealed in 1943 during World War II to maintain a military alliance with China. SECOND ERA, 1890S TO 1920S
During the next wave of immigration, laws continued to target Asians, but also tried to discourage immigration from Southern and Eastern Europe.
The poor, the sick and those espousing certain political beliefs were barred from entry under other new laws. Laws discouraging immigration from Southern Europe — mainly from Italy — reflected widespread anti-Catholic sentiment. Laws passed during this era
1891: Immigration Act
Established a federal Bureau of Immigration and allowed deportation of immigrants in the country illegally or excluded by previous laws.
Also prohibited bringing people to the U.S. unlawfully and banned a wide variety of individuals, including polygamists, paupers, “idiots” and “persons suffering from a loathsome or a dangerous contagious disease.”
1892: Geary Act
Extended the Chinese Exclusion Act for 10 more years.
Required people of Chinese ancestry, whether immigrants or U.S.-born, to obtain identification papers and carry them at all times or face prison or deportation.
1921: Emergency Quota Act
Created the first numerical quotas for immigration based on nationality to discourage immigration from Eastern and Southern Europe, whose people were widely considered un-American because of their political and religious affiliations.
1924: Johnson-Reed Act
Established a quota system based on country of origin. Northern European immigrants had better chances at being allowed to stay than any other groups, and Japanese immigrants were prohibited.
Limited annual immigration to 165,000, scaling back earlier caps. CURRENT ERA, 1960S TO PRESENT
The immigration system in place today began to take shape with the 1965 Hart-Celler Act, which eliminated the quota system based on national origin.
Reflecting larger, global conditions, later laws addressed refugees, border security or illegal immigration. Executive actions by President Barack Obama prompted praise and criticism. Laws passed during this era
1965: Immigration and Nationality Act (Hart-Celler Act)
Dramatically changed immigration policy by eliminating the quota system based on national origin. The law placed an emphasis on admitting skilled workers and family reunification. There were no limits on the number of immediate family members of U.S. citizens admitted per year.
1986: Immigration Reform and Control Act (Simpson-Mazzoli Act)
One of the most sweeping immigration laws in U.S. history, allowing permanent residency for workers who had lived in the U.S. illegally since 1982 or worked in certain agricultural jobs. The law gave almost 3 million people legal status, denounced by many as “amnesty.”
Called for stricter border enforcement and sanctions on employers hiring people in the country illegally (critics say the sanctions lacked teeth and have been applied unevenly). Protected children of those legalized by the act from deportation. Created a visa for temporary, seasonal agricultural workers, and the annual immigration ceiling rose to 540,000.
2002: Homeland Security Act
Created the Department of Homeland Security following the Sept. 11, 2001, terrorist attacks.
Created an electronic data system to maintain information on the admission of immigrants and on possible grounds for removal from the country.
2012: Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA)
An executive action, not a law, that shielded more than 752,000 young adults from deportation.
Granted two-year work permits to certain people ages 15 to 30 who were brought to the U.S. illegally as children.
2014: Deferred Action for Parents of Americans and Lawful Permanent Residents (DAPA)
An executive action, not a law, that sought to remove the threat of deportation for more than 4 million immigrant parents of U.S. citizens or lawful permanent residents.
Implementation of DAPA was initially blocked by a federal judge. In June the Trump administration announced it was ending the program.
IMMIGRATION IN THE TRUMP ERA
President Trump, who made cracking down on illegal immigration a centerpiece of his campaign, has stepped up deportation efforts and continues to call for a wall on the U.S.-Mexico border.
Aug. 2: Reforming American Immigration for Strong Employment (RAISE) bill
Trump endorsed this measure that, in a departure from the 1965 Hart-Celler Act, would create an immigration system based on merit and skills instead of family connections. It’s estimated the measure would cut legal immigration by half.
submitted by MexWevC to Mexico_News [link] [comments]


2016.06.07 02:38 ShaunaDorothy Niños fugándose de los infiernos creados por EE.UU. - Refugiados centroamericanos: ¡Déjenlos quedarse! ¡Plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes! (Octubre de 2014)

https://archive.is/sBQxB
Espartaco No. 42 Octubre de 2014
Traducido de Workers Vanguard No. 1050, 8 de agosto.
Desde octubre de 2013 hasta junio de este año, la Patrulla Fronteriza detuvo a 57 mil niños no acompañados a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos: más del doble de los que capturaron durante los doce meses previos. Este incremento es parte de una tendencia a la alza durante los últimos tres años en el número de jóvenes migrantes, en gran mayoría provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador. La aterradora violencia y miseria extrema de las que huyen estos refugiados son resultado directo del dominio imperialista estadounidense sobre Centroamérica. Durante las últimas décadas, el tejido social de estos países se ha visto desgarrado por factores que van desde las guerras sucias de la década de 1980 (orquestadas por EE.UU.) hasta la creciente militarización bajo el pretexto de la “guerra contra las drogas”, pasando por la devastación económica producto de los tratados de “libre comercio” impuestos por Estados Unidos.
Las imágenes de junio de jóvenes migrantes comprimidos como sardinas en centros de detención atiborrados reencendieron el debate político sobre la “reforma” migratoria. El Partido Republicano y los comentaristas políticos de derecha aprovecharon la oportunidad para acusar a Obama de ser “laxo” en cuestiones migratorias. Mientras tanto, un frenesí reaccionario envolvió a varias ciudades fronterizas: de manera más dramática, en Murrieta, California, una turba, que incluía neonazis y Minutemen, llevó a cabo bloqueos contra los camiones que transportaban inmigrantes y escupió su veneno contra ellos. Varios pueblos y condados han adoptado o están considerando resoluciones para impedir que los inmigrantes sean alojados temporalmente ahí.
El presidente Obama ha enfatizado que los miles de niños refugiados no podrán quedarse en el país. En una entrevista del 27 de junio, aleccionó a los padres, diciendo: “No manden a sus hijos a la frontera”. Y después agregó: “Incluso si logran cruzar, van a ser mandados de regreso”. El “deportador en jefe” —que ha establecido un récord deportando a más de dos millones de inmigrantes en lo que va de su gobierno— solicitó al Congreso un paquete de ayuda de emergencia de 3 mil 700 millones de dólares, la mayoría de los cuales estarían destinados a fortalecer la seguridad en la frontera y acelerar las deportaciones.
Con este mismo objetivo, Obama está determinado a enmendar una ley de 2008 contra el tráfico de niños firmada por George W. Bush. Esta ley autoriza la expulsión inmediata de los niños mexicanos pero requiere que los niños de otros países que no hacen frontera, como es el caso de los centroamericanos, sean canalizados al Departamento de Salud y Servicios Humanos. Una vez ahí, deben pasar por un juicio migratorio o ser entregados a un familiar en EE.UU. Lo que busca ahora la Casa Blanca es dar a la Patrulla Fronteriza el poder para expulsar a estos niños tan rápido como sea posible, sin darles acceso a representación legal.
A mediados de julio, el presidente supervisó la deportación de un centenar de mujeres y niños a la ciudad hondureña de San Pedro Sula, la capital mundial del homicidio. Desde el derrocamiento respaldado por EE.UU. del populista burgués hondureño Manuel Zelaya en 2009, el país mantiene el índice de asesinatos más alto en el mundo. (El Salvador y Guatemala también figuran consistentemente entre los primeros cinco.) Durante la primera mitad de este año, se registraron 3 mil asesinatos en Honduras, un país con sólo 8 millones de habitantes —más o menos la población de la Ciudad de Nueva York—.
Al ver a sus hijos prácticamente destinados a morir, ya sea a manos de las bandas criminales o de los salvajes en el ejército y la policía, hay padres desesperados dispuestos a todo para permitir que sus niños escapen. En ocasiones, los niños son enviados solos en el peligroso viaje hacia El Norte (varios de ellos esperan reunirse con sus padres u otros parientes que ya viven en EE.UU.). Una vez allá, muchísimos de estos jóvenes refugiados buscan residencia permanente pidiendo asilo o el estatus de Inmigrante Juvenil Especial, usando como argumento el miedo totalmente justificado de morir en sus países de origen. El proceso de asilo es tortuoso y no hay garantía alguna de que éste será concedido. El abuso sexual y la violencia conectada con pandillas, por ejemplo, no son consideradas razones válidas para solicitar asilo.
Los refugiados centroamericanos deben ser liberados de inmediato y obtener el derecho a quedarse, ya sea a través del asilo o por cualquier otro medio. Los mismos gobernantes capitalistas estadounidenses que saquean a Centroamérica, en casa explotan a los obreros y los oprimidos. La defensa de los inmigrantes es de vital interés para el movimiento obrero y para todos los combatientes contra la discriminación racista. Toda la gente que logra llegar a este país, sin importar su edad o su motivación, debería gozar de los mismos derechos que los que nacieron aquí. Exigimos plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes, incluyendo el derecho a un pasaporte estadounidense y a recibir educación gratuita. ¡Alto a las deportaciones! ¡Libertad para todos los detenidos!
El “patio trasero” del imperialismo estadounidense
Los gobernantes capitalistas estadounidenses han considerado por muchos años a Latinoamérica como su patio trasero. Durante las primeras tres décadas del siglo XX, las tropas estadounidenses intervinieron en los países de Centroamérica y el Caribe en casi 20 ocasiones. Junto con el ejército venían los representantes de enormes corporaciones estadounidenses como la United Fruit Company. En Guatemala, Honduras y otros países burlonamente denominados “repúblicas bananeras”, los deseos de la United Fruit eran la ley. En Guatemala, Washington orquestó el derrocamiento del presidente populista burgués Jacobo Arbenz en 1954, después de que éste intentara nacionalizar algunas tierras propiedad de la United Fruit e implementar otras reformas.
Durante la década de 1980, EE.UU. financió, entrenó y proporcionó inteligencia a sangrientos regímenes basados en escuadrones de la muerte a lo largo de Centroamérica, quienes hicieron blanco de izquierdistas, sindicalistas, líderes campesinos y demás. Estas guerras sucias formaron parte de la Segunda Guerra Fría imperialista, con miras a la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, un estado obrero degenerado, y a revocar las conquistas de la Revolución Cubana, viendo a los izquierdistas locales como títeres soviéticos y cubanos. En el propio EE.UU. esta campaña bélica antisoviética tuvo su reflejo en el incremento de los ataques contra los sindicatos y la población negra.
En Guatemala, unas 200 mil personas —en su mayoría campesinos mayas— fueron asesinadas y otras 45 mil “desaparecidas” a lo largo de tres décadas de conflictos armados. Honduras fue el campo de entrenamiento de los reaccionarios contras patrocinados por EE.UU. para derrocar al gobierno nacionalista de izquierda de los sandinistas en Nicaragua. EE.UU. también enlistó al ejército hondureño en sus esfuerzos por destruir al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, una amplia insurgencia guerrillera que combatió contra la junta militar respaldada por Estados Unidos en El Salvador.
La oleada de inmigración hacia EE.UU. proveniente de Centroamérica data del periodo de la guerra sucia. En esa época, miles de salvadoreños que buscaban refugio en EE.UU. fueron deportados directamente de vuelta a las garras de los escuadrones de la muerte. Frente a esto, nosotros exigimos asilo para todos aquéllos que llegaran huyendo del horror derechista. En contraste con los refugiados que escapan del terror sangriento de los regímenes respaldados por EE.UU., Washington siempre ha dado la bienvenida a la peor gente, por ejemplo a los contrarrevolucionarios gusanos cubanos.
La imposición del TLCAN con México en 1994 y el Tratado de Libre Comercio de América Central (TLCAC) una década después trajo consigo incrementos adicionales en la migración a Estados Unidos, producto de la catástrofe económica que representaron esos tratados para millones de personas. Durante los años previos, el Fondo Monetario Internacional y otras agencias imperialistas habían dictado programas de “reestructuración de deudas”, que exigían el recorte de subsidios agrícolas y programas sociales. El TLCAN y el TLCAC incrementaron el número de campesinos arrastrados desde la tierra hacia la miseria urbana, habiendo eliminado las protecciones contra la importación de maíz y frijol de EE.UU., parte fundamental de la dieta de los pobres y los principales alimentos producidos por los campesinos. Esta situación de miseria fue exacerbada por la crisis económica global de 2008 —desatada por el capital financiero estadounidense— que produjo despidos masivos en las maquiladoras frente al desplome de la demanda de bienes de consumo.
Desde el inicio nos opusimos al TLCAN, la rapiña de “libre comercio” contra México, y a su equivalente centroamericano, porque sus únicos objetivos son el saqueo de estos países semicoloniales y el fortalecimiento del dominio de los amos estadounidenses. Esta perspectiva internacionalista proletaria contrasta agudamente con el chovinismo nacionalista de la burocracia sindical de la AFL-CIO, que denunció al TLCAN por supuestamente poner en riesgo los empleos estadounidenses.
En Honduras, las condiciones de los obreros y los pobres de la ciudad y el campo han empeorado significativamente desde que el régimen de Zelaya fue derrocado. El índice de homicidios está por las nubes, las pandillas están desatadas y el gasto en vivienda, salud y educación ha sufrido fuertes recortes. Después de ser elegido en 2005, el rico terrateniente Zelaya adoptó algunas medidas paliativas para limitar el descontento social y comenzó un proceso de acercamiento hacia la Venezuela de Hugo Chávez. Estas medidas hicieron enfurecer a EE.UU. y a amplios sectores de la burguesía hondureña, que conspiraron con éxito para derrocarlo en el golpe de 2009. Desde entonces, el gobierno de Obama ha respaldado completamente a los regímenes posteriores al golpe y continúa financiando a manos llenas a la policía y el ejército hondureños.
¡Abajo la “guerra contra las drogas”!
En una cumbre en julio de 2005 con los gobernantes de El Salvador, Guatemala y Honduras para hacer frente a la crisis de los niños refugiados, el presidente Obama elogió los esfuerzos de sus contrapartes centroamericanos para detener el flujo de migrantes pero los instó a hacer más. Desde 2008, Washington ha incrementado dramáticamente la ayuda y el entrenamiento para la policía de esos países bajo la bandera de la “guerra contra las drogas”.
Tanto la guerra contra las drogas como la “guerra contra las pandillas” no son más que pretextos para militarizar fuertemente la región. Estas medidas han incrementado la violencia e intensificado la represión contra la clase obrera y los pobres del campo y la ciudad. En el grueso de los países donde el gobierno supuestamente combate la narcoviolencia, el aparato estatal entero está absolutamente compenetrado con los cárteles de la droga; todos, desde la policía hasta los políticos, están involucrados hasta el cuello en el próspero mercado de la droga.
Los marxistas nos oponemos a la “guerra contra las drogas”, que no es sino una cobertura para la intervención militar imperialista a lo largo de América Latina y no ha traído más que terror y muerte a barrios pobres y áreas rurales en toda la región. En EE.UU., la “guerra contra las drogas” ha sido durante décadas el motor del encarcelamiento masivo de los negros y, cada vez más, también de los latinos y los inmigrantes. De igual forma, la “guerra contra las pandillas” criminaliza aún más a la juventud pobre y obrera, al tiempo que incrementa los poderes represivos del estado capitalista.
En Centroamérica, el flujo masivo de campesinos arruinados hacia las ciudades ha creado un campo fértil para el auge de la “economía informal”. Al ver sus ocupaciones tradicionales destruidas debido al “libre comercio” imperialista, muchas personas en Latinoamérica no encuentran otra forma de sobrevivir más que cultivando, vendiendo y transportando drogas, o emigrando. Llamamos por la despenalización de todas las drogas y por el retiro de todas las bases y fuerzas militares estadounidenses en Latinoamérica y el Caribe. Al eliminar los márgenes de ganancia estratosféricos producto del comercio ilegal de las drogas, la despenalización también reduciría el crimen y la violencia.
La migración y la sociedad capitalista
Tratando de sacar ventaja de la simpatía hacia los niños refugiados, algunos miembros del Partido Demócrata una vez más se presentan como “amigos de los inmigrantes”, con miras a las elecciones intermedias. Los liberales han estado muy ocupados tratando de presionar a Obama para que ignore al Congreso y promulgue una orden ejecutiva para implementar la “reforma” migratoria. Nosotros daríamos la bienvenida a cualquier reforma que en los hechos otorgue algún tipo de derechos o de protección legal para los inmigrantes. Pero nada de lo que el gobierno ha propuesto mejoraría realmente su situación.
Las propuestas bipartidistas de reforma respaldadas por la Casa Blanca están dirigidas a crear un estrato absolutamente vulnerable de la población, obligado a pagar grandes cantidades de dinero por el privilegio de trabajar a cambio de una miseria, sin protección laboral, sin estatus migratorio fijo, sin derechos democráticos y sin ningún tipo de acceso al bienestar social. Este propósito está en línea con los intereses de un sector de la burguesía estadounidense, que busca mantener una fuente de mano de obra inmigrante barata e indefensa —sobre todo para fomentar la división entre la clase obrera—. El ala más nativista de la burguesía, mientras tanto, despotrica contra los “invasores” y los “criminales” que cruzan la frontera, presentando a los inmigrantes como una carga sobre el mercado laboral, la vivienda y el sistema de salud.
Ambas partes concuerdan en su determinación para fortalecer la vigilancia de la frontera. El actual gobierno ha continuado la expansión de la infraestructura de la Patrulla Fronteriza y la militarización de la frontera a niveles sin precedentes, empujando a los inmigrantes a tomar caminos cada vez más peligrosos para ingresar al país. Desde 2010, agentes fronterizos han matado al menos a 28 inmigrantes. En 2012, guardias fronterizos de EE.UU. abatieron a un adolescente mexicano de 16 años con ocho disparos en la espalda, con la justificación de que estaba lanzando piedras mientras caminaba en Nogales, en el lado mexicano de la frontera. Si caen en manos de los federales, los inmigrantes son arrastrados a centros de detención marcados por condiciones terribles. Cientos de detenidos en el Northwest Detention Center en las afueras de Tacoma, Washington, han llevado a cabo una serie de huelgas de hambre este año, protestando tanto contra las deportaciones como contra su desesperada situación actual, bajo la cual son obligados a trabajar en virtual esclavitud.
Los inmigrantes no son sólo víctimas, también constituyen una parte crucial y vibrante de la clase obrera estadounidense. Los trabajadores deben combatir los venenosos intentos de la patronal de poner en conflicto a quienes nacieron en EE.UU. contra los inmigrantes, muchos de los cuales llevan a cabo los trabajos más peligrosos y menos deseables. Organizar a estos trabajadores es crucial para revitalizar al movimiento sindical. El primer paso en la lucha contra la explotación de los obreros y la opresión de los inmigrantes, así como contra el racismo hacia la población negra, es reconocer que los obreros y los capitalistas no comparten un “interés nacional” común. La clase obrera sólo puede mejorar su situación aliándose con los oprimidos en una lucha de clases contra su “propia” clase dominante. Una perspectiva así es un anatema para la burocracia sindical, siempre leal al capitalismo y a sus representantes políticos, particularmente en el Partido Demócrata.
Lo que necesitamos es una revolución obrera que remplace el sistema capitalista de ganancias, marcado por las crisis, con una economía planificada y socializada a escala internacional. Sólo la revolución socialista puede dar fin a la creciente miseria de las masas trabajadoras, tanto en los países capitalistas dependientes como México y Honduras, como en los centros imperialistas. Cuando la clase obrera sea la que controle la sociedad, las necesidades básicas como la vivienda, la salud y el empleo no serán cosas para las que la gente necesite arriesgar la vida. La violencia, la pobreza y la miseria endémicas al orden imperialista quedarán reducidas a un capítulo del pasado.
Corrección
En el artículo “Refugiados centroamericanos: ¡Déjenlos quedarse!” de Espartaco (octubre de 2014) pasamos por alto un error de traducción evidente, al publicar que “En una cumbre en julio de 2005 con los gobernantes de El Salvador, Guatemala y Honduras...el presidente Obama elogió los esfuerzos de sus contrapartes”. En 2005 Obama no era presidente. La referencia en Workers Vanguard (donde se publicó originalmente el artículo) es a una cumbre del 25 de julio de 2014.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/42/refugiados.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]